¿Pensando en cambiar tu web? ¿Aún no tienes? Hoy te traigo una lista con los 10 elementos de una web que considero imprescindibles. En estos tiempo que corren hasta tu cuñado puede hacerte una web molona con unas plantillas de esa empresa que tanto se anuncia en la tele pero… ¿de verdad te va a servir para algo “eso”?

Si prefieres escuchar el contenido en vez de leer puedes hacerlo desde aquí:

Diseñar una web no solo consiste en poner fotos chulas, mil cosas que se mueven, efectos… Detrás de una web “en condiciones” hay mucho trabajo de planificación, estrategia, objetivos… La web de cualquier empresa o proyecto es el centro de todo, el mayor arma que tienes. Las redes sociales pueden cambiar su forma de funcionar, dejar de existir… Hoy tienes cientos de miles de seguidores en Instagram y si mañana se va todo el mundo a TikTok ya no tienes nada… (Aprovecho para recordarte que la semana pasada hablamos por aquí sobre esta nueva red social).

La web es la base de todo lo demás, tu centro de operaciones, tu carta de presentación 24/7/365. ¿Qué 10 elementos de una web son clave? ¿Qué es eso que no puede faltar si quieres que tu web capte la atención de tus potenciales clientes?

Si queires que te avisemos cuando tengamos nuevos artículos puedes suscribirte desde aquí:

Elementos de una web exitosa by Miss Ampel

Vamos al lio; te dejo por aquí la lista de los 10 elementos de una web que, bajo mi punto de vista, son claves para tener una página web exitosa. Apúntalos para ir comprobando si cumples todos y sino ponte en marcha ahora mismo y dale un nueva aire a la web de tu negocio.

Sección nosotros/sobre mi/empresa/quienes somos/equipo

¿Sabes que, junto con la página de inicio, esta es una de las más visitadas? Di adiós al “somos un equipo multidisciplinar”, “asesoramos a nuestros clientes”, “somos diferentes”, “nos adaptamos a tus necesidades” y demás frases hechas que puedes leer en todas las webs ya vendan churros o maquinaria industrial.

Cuida los textos y fotos al máximo, cuenta cuál es tu ventaja competitiva de verdad y sé auténtico. Tira de “stoytelling”, cuenta por qué hacer lo que haces y cuáles son los beneficios de tu trabajo (no las características de tus servicios o productos). Meter algo personal también funciona muy bien.

Blog actualizado

Tener blog es clave, pero si no vas a poder actualizarlo mejor no lo tengas. Un buen blog, con contenidos de valor, ayuda a mejorar tu posicionamiento, hace más dinámica tu web y tiene otras muchas ventajas.

Pero… ¿qué opinas cuando entras a un web a cotillear y ves que no escriben desde 2015? A mí personalmente no me gusta nada y me genera desconfianza. Una idea muy buena para esto es esconder la fecha de los artículos (es muy fácil de hacer). Así si te pasas 6 meses sin subir nada “no se nota tanto” aunque sea igual de improductivo.

Dime lo que haces

Parece de cajón, pero… ¿no te ha pasado que entras en una web, navegas por varias páginas y no te enteras de lo que va la empresa? Queremos ser tan “super guays” que nos liamos a poner tecnicismos y frases muy largas que nos perjudican más que otra cosa.

Cualquier persona que entre en tu web debe entender a la perfección lo que haces con un vistazo, sin hacer scroll ni entrar en más apartados. Intenta buscar una imagen y/o frase clave que te ayude a explicar lo que haces de forma rápida y sencilla y colócala en el inicio, arriba del todo. Todo lo que sea facilitar la vida al usuario “es bien”.

Datos de contacto (por tierra, mar y aire)

En toda web que se precie debe aparecer bien clarito el apartado de contacto. Y ojo, no vale solo con poner un formulario (que dicho sea de paso queda muy mono). Importante añadir todos los medios posibles para ponerse en contacto con la empresa. Añade el teléfono fijo, móvil, email, dirección, horario…

Parece una tontería pero mucha gente no se fía o no quiere rellenar el formulario, prefiere llamar y hablar con alguien directamente. Si puedes poner también el nombre de la persona que le va a atender ya es para nota.

LOPD

Y dirás, ¿qué tiene que ver la Ley de Protección de Datos con mi web? Pues mucho amigo, hay una serie de requisitos que debes cumplir al respecto y no lo digo solo yo, lo dice la legislación española. Además, si no lo haces bien puede conllevar sanciones… como para no fijarse en este punto. Yo personalmente no soy experta en la materia, siempre que diseño una nueva web es el cliente quién contrata a una empresa especializada ya que no solo afecta a la web, también debes añadir un texto en tu firma del email, contratos… Cada caso es distinto. Te recomiendo informarte al respecto y añadir todo lo que la empresa especializada te diga en tu web.

Una foto tuya (no seas tímido)

Muchos empresarios con los que trabajo no quieren salir en su web y no lo entiendo… Si hay algo que, de verdad, te diferencia de tu competencia eres tú mismo (y tu equipo). Saber quién está detrás del negocio me parece básico además de que da mucha más confianza.

Las web que tienen fotos “de personas” ya sea el fundador, el equipo, fotos trabajando, etc siempre tienen mejores resultados. No hay una mejor forma de dar ese punto de autenticidad a tu web así que atrévete y “da la cara”.

Enlaces a redes

Si hay algo que nos gusta a todos es entrar a ver las redes de las empresas y “cotillear” en lo que tienen. Además si las tienes bien optimizadas es fácil que, de la que entran a tu web de paso te empiecen a seguir en tus redes sociales.

Cómo te he comentado antes, ponlo fácil. Una buena idea es poner los botones que llevan a las redes en la parte superior de la página, en un menú fijo que siempre esté visible. También puedes añadirlas en el pie de página o integrados en el contenido.

Imágenes de calidad

Una imagen vale más que mil palabras. Si quieres que tu web funcione y captar la atención no pueden faltar unas buenas fotos. Merece la pena invertir en un fotógrafo profesional para que todas las imágenes tengan coherencia.

Por muy bien que estén los textos y el diseño si las fotos fallan, falla todo. Nada de poner en tu web fotos hechas con móvil y si usas bancos de imágenes cuidado. ¿No te pasa que entras a webs y/o redes y ves las mismas fotos? Las típicas de una ordenador, un cuaderno, un boli… Mucho ojo con esto, si es posible que todas las fotos sean tuyas y profesionales.

Tu logo, tu tipografía y tus colores corporativos

¿No tienes logo? Imprescindible, incluso antes de empezar con tu web. Siempre recomiendo a mis clientes tener un buen logo, diseñado por un profesional. También me parece muy acertado tener uno, dos o tres colores corporativos y una o dos tipografías “base” para tu empresa.

Ya no es solo para la web, haz que todo lo que rodee a tu negocio tenga una misma línea. Te hablo de trípticos, catálogos, redes sociales, presentaciones… Usar siempre los mismos colores y tipografías te da personalidad y te hace más reconocible.

Llamadas a la acción

Otro de los elementos de una web que suele caer en el olvido pero que es muy importante son las llamadas a la acción. Añadir llamadas a la acción en tu web te va a ayudar a conseguir tus objetivos de forma más fácil (pero tampoco te pases).

De nada sirve tener una web muy bonita si no animas a los usuarios a suscribirse a tu blog, a que te sigan en redes, a que te escriban para una primera consulta gratuita… Poner algunos botones atractivos que te lleven a hacer cosas siempre es una gran idea y, cómo te decía ayuda a optimizar los resultados.

BONUS: claridad, sencillez, autenticidad… hazlo fácil.

¿Qué te ha parecido esta revisión de los elementos de una web exitosa? Espero que ya tuvieras la mayoría y si te faltaba alguno ahora mismo es el momento de añadirlo.

Para terminar me gustaría comentarte algunos otros detalles que me parecen importantes. Creo que un diseño sencillo, limpio y claro ayuda mucho. Las cosas que se mueven y demás pueden ser muy chulas pero sin abusar. Intenta que tu web tenga y transmita tu esencia. Que no se parezca a ninguna otra. Pónselo fácil a la gente que llega a ella, que sepan rápido lo que ofreces y lo que puedes hacer por ellos.

“No hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión.”

¿Qué opinas?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si te ha gustado el artículo compártelo: